Contacto

¿Qué es un socio estratégico?


Te acompañamos en cada paso

¿Qué es un socio estratégico?

Un socio estratégico es aquel que adquiere o invierte en otra empresa de la misma industria en la que ya está operando con el fin de aumentar su valor por la generación de sinergias. La inversión se realiza porque el inversor estratégico cree que las dos empresas combinadas van a ser mayores que la suma de las dos empresas separadas y busca la integración de la entidad adquirida para la creación de valor a largo plazo.

Dado que se espera sacar más valor de la adquisición que el valor intrínseco de la compañía adquirida, el socio estratégico habitualmente podría estar dispuesto a pagar un precio superior para cerrar el acuerdo.

socio estrategico
Baker Tilly GDA

¿Por qué asociarse con un socio estratégico? – Las sinergias como objetivo básico

Hay muchas razones para llevar a cabo una transacción con un socio estratégico, pero uno de los objetivos principales es la maximización del valor de la empresa, es decir, la creación de valor para el accionista. Esto se puede conseguir mediante la compra de una empresa que junto con la adquiriente acaba teniendo un valor superior al precio que se ha pagado por ella en la adquisición.

La pregunta que surge es: ¿Cómo puede valer una empresa más de lo que ha costado al comprarla? Cuando el valor de la nueva empresa que sale de la combinación de dos sociedades es mayor que la suma de las dos empresas por separado, se ha producido un efecto sinérgico.

A la hora de estudiar una transacción de este tipo, se estudia el proyecto teniendo en cuenta los efectos sinérgicos que se esperan generar. Por tanto es habitual que parte de esa generación de valor por efectos sinérgicos, se paga en el precio en concepto de prima. Por tanto la empresa adquiriente al pagar esa prima está entregando ya parte de las sinergias que espera obtener, pero aún no tiene.

¿Cómo se generan las sinergias?

El valor que se genera a partir de las sinergias pueden provenir de estos 3 principales ámbitos:

  1. Mercado: crecimiento, posición competitiva, nivel de intensidad competidora, barreras de entrada y salida, riesgo de sustitución,…
  2. Organizativo: liderazgo, habilidades y/o talento, producto / tecnología diferenciadora, canales de venta, base de clientes,…¿Se pueden realizar economías de escala en la producción?
  3. Financieros: ingresos, beneficios, ratos de crecimiento, generación de caja, solvencia,…

Un inversor financiero, en cambio, nunca va a integrar el negocio dentro de otra empresa. Analiza la oportunidad de inversión de una empresa solitaria en la que realizar una inversión minoritaria. Un inversor financiero es experto en crear en el corto plazo un valor a largo plazo para la compañía y así asegurar la rentabilidad de su inversión.

Tanto el inversor estratégico como el inversor financiero, analiza el negocio en detalle, pero el socio estratégico con el foco más en las posibles sinergias y capacidades de integración y el inversor financiero con el foco en la capacidad de generar liquidez y aumento de beneficios.

Aún así, no solo existen estos dos tipos, sino a veces un socio estratégico tiene objetivo más propios de un financiero o al revés, como puede ser el caso de los add-ons.  

Principales razones para la adquisición

A continuación, vamos a ver una serie de razones económicas – que producen un efecto sinérgico con bastantes garantías – para llevar a cabo una fusión o adquisición y por tanto motivos para la compra por parte de un socio estratégico:

Integración horizontal y sinergia operativa

La fusión o adquisición de tipo horizontal son aquellas en las que las empresas que se juntan son del mismo sector. La sinergia operativa se consigue por el aumento de los ingresos, la reducción de costes o muchas veces una combinación de las dos.

  • Aumento de ingresos: creando nuevos productos o servicios que surgen de la fusión se generan nuevos ingresos a largo plazo. Se puede ampliar la gama de productos, utilizar mejor los canales de distribución conjuntos o beneficiarse de la reputación de una de las marcas. Se le denomina REO (Revenue-Enhancing Opportunity).
  • Reducción de costes: La sinergia operativa en este caso proviene de las economías de escala. Los costes fijos de la empresa se van a mantener igual en su totalidad, pero el coste unitario medio desciende al tener un volumen de producción mayor.
  • Poder de mercado y leyes antimonopolio: El poder de mercado se puede conseguir a través de tres vías: la diferenciación de los productos, las barreras de entrada y  la cuota de mercado. Mediante una adquisición horizontal se puede aumentar la cuota de mercado. Ante el peligro de que la combinación de sociedades tenga demasiado poder de mercado existen leyes antimonopolio que pueden prohibir ciertas fusiones.

En este caso, al tratarse de empresas normalmente competidoras hay que tener precaución de cómo y cuándo compartir la información relevante.

Economías de integración vertical

En la integración vertical se distingue entre una integración hacia delante (la empresa se acerca al consumidor final) y una integración hacia atrás (la empresa se acerca al proveedor inicial). Las fusiones o adquisiciones de este tipo se llevan a cabo por razones distintas, como por ejemplo:

  • Adquisición de tecnología utilizada en una fase puede ser útil para otra fase de la producción.
  • Reducción de riesgo de rotura de suministro, especialmente cuando el mercado del proveedor es reducido.
  • Eliminación de los costes contractuales
  • Reducción de los costes de nóminas, de establecimiento de los precios o de publicidad
  • Reducción de costes de comunicación y coordinación de la producción (producción just-in-time)

Expansión internacional

Cuando la empresa adquiriente tiene interés en expandirse a otra zona geográfica mediante la adquisición de una empresa de la misma actividad / sector. En estos casos, es importante entender bien en qué medida el mercado local requiere una aproximación diferente.

Eliminación de una gestión ineficiente

Existen empresas que no son gestionados de manera eficiente. Si alguna empresa con una directiva eficiente piensa de otra empresa que se podría gestionar mejor, su objetivo podría ser comprarla para cambiar el modo de gestión y aumentar así su valor. La empresa adquiriente deberá asegurarse de que realmente el factor que lleve a una rentabilidad baja sea la mala gestión, porque también pueden existir muchos otros factores que no permitan a una empresa tener buena rentabilidad.

Ventajas fiscales no aprovechadas

Las sinergias de tipo fiscal existen cuando mediante la fusión de dos empresas se consigue reducir el pago de impuestos. Así la carga fiscal de las dos empresas juntas es menor que de las dos empresas por separado. Las sinergias fiscales más comunes son:

  • Compensación de pérdidas
  • Concesiones fiscales
  • Revalorización de activos depreciables
  • Ahorros fiscales por ciclos complementarios

Fusiones como empleo de fondos excedentes

Hay compañías que generan una gran cantidad de fondos y tienen liquidez disponible para invertir, pero les faltan oportunidades de reinvertirlos de una manera rentable en su propio negocio y tampoco quieren distribuirlo como dividendo. En ese caso puede ser interesante realizar operaciones de adquisición si de esta manera se puede generar rentabilidad para los accionistas de la empresa.

Combinación de recursos complementarios

Este tipo de adquisiciones se refieren a que para el desarrollo de la empresa adquiriente es necesario algo que tiene o le es propio a la empresa que va a ser adquirida. Es el caso de muchas adquisiciones de empresas pequeñas que tienen algún tipo de tecnología por parte de empresas grandes que les es más fácil comprar una empresa que tiene la tecnología que necesitan que dedicarse a desarrollar ellos mismos la tecnología o el producto.

También hay casos en las que se han visto adquisiciones de este tipo debido a la necesidad de encontrar buenos directivos.

Ventajas de vender a un socio estratégico

Vender a un socio estratégico puede tener sus ventajas, especialmente para PYMES, por las siguientes razones:

  • El socio estratégico está dispuesto a pagar un precio mayor por el negocio que el socio inversor, dado que gran parte de la rentabilidad que obtendrá será de las sinergias que se crean en la combinación de los dos negocios. Además el hecho de no necesitar para la gestión diaria a los antiguos dueños, les llevará a incrementar el precio que están dispuestos a pagar.
  • El socio estratégico tiene su propio equipo de gestión y por tanto puede ser menos dependiente del equipo de la empresa adquirida. En este sentido, puede ser que exija menos vinculación después de la transacción.
  • Dado que un socio estratégico opera en el mismo sector, suele acelerar el cierre de las operaciones de venta de una empresa cuando el comprador es un socio estratégico. El proceso para entender bien el negocio que se va adquirir se agiliza, aunque no significa que el comprador no mire bien todos los detalles de la empresa que va a adquirir.
  • Tanto para clientes como proveedores el cambio de dueño de una empresa siempre supone un momento delicado, ya que la probabilidad de que haya cambios en las relaciones se incrementa. Cuando el nuevo dueño proviene de mismo sector, es decir, que es conocedor del producto y de los retos dentro del sector, es más fácil que las relaciones comerciales se mantengan. Muchas veces incluso hay posibilidad de mejorarlas por poder ofrecer productos de más alta calidad o una variedad mayor.
  • El socio estratégico al comprar otra empresa busca un proyecto a largo plazo, lo cual da más garantías a los antiguos propietarios de que el negocio vaya a estar en buenas manos.

Si estás buscando un socio estratégico, puedes contar con nuestro servicio de búsqueda de inversores.

The M&A Professionals

Conoce nuestros servicios

Conoce
nuestra
metodología

¿Quieres estar al día?

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

closechevron-downcrossmenuchevron-down